Carnavales Rurales de Navarra

Carnavales Rurales de Navarra

El turismo rural se consolida cada vez más y en España, especialmente, como una manera de conjugar el contacto con la naturaleza y la necesidad de tomar un descanso a pesar de la crisis económica.

Las opciones son tan numerosas como diversas y atractivas, y atraen no sólo al viajero español sino también a muchos extranjeros provenientes de la Unión Europea que aprovechan la recuperación económica de sus propios países, mucho más ostensible.
Así entonces quienes pretendan vivir unos Carnavales diferentes y participar de los rituales mágicos de las fiestas paganas, no pueden dejar de visitar los pueblos del norte de Navarra.

Aunque en varias localidades los carnavales rurales se adelantan al mes de enero, la mayoría de los espectáculos se desarrollan en los tres días anteriores al Miércoles de Ceniza.

Los personajes más simbólicos de los Carnavales rurales de Navarra, también mandan de avanzadilla a algunos de sus amigos. Así, en Arantza, los ‘mozorro zuriak’ recorren los barrios y caseríos, vestidos de blanco y con pañuelo al que le colocan pompones o tiras de papel de colores en la espalda.

En la localidad de Lantz, los carnavales han sido declarados ‘Bien de Interés Cultural’ y su máximo representante esel bandido Miel Otxin, un gigante de tres metros que es ejecutado y quemado en la hoguera.

En Alsasua, los ‘momotxorros’ salen el martes de Carnaval con sus trajes ensangrentados y cornamentas. Acompañados de brujas aulladoras, ‘Juantramposos’ y ‘mascaritas’ se dedican a atacar al público con sus horquillas.

El Carnaval de Unanua, tiene un aire de magia y misterio. Los protagonistas son los ‘mamuxarros’ ataviados con fantásticas caretas construidas en hierro y que salen en cortejo portando largas varas con las que fustigan a cuantos encuentran a su paso.

Más tranquilos son los protagonistas de Goizueta: los carboneros o ‘zomorrok’ van vestidos de blanco con faja y boina roja y durante su recorrido tiznan de negro las caras de las mujeres al restregarlas con las suyas.

El turismo rural pone al viajero en contacto con la naturaleza pero, además, lo acerca a las más antiguas tradiciones paganas de la España profunda.

 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies